A principio de junio la blogosfera anduvo algo agitada con el asunto de si Apple es una compañía de hardware o una compañía de software; ¿qué es lo que hace y con qué gana más dinero Apple?

Alf nos elucubraba en FAQ-MAC al respecto, ¿Es Apple una empresa de hardware o de software? Concluye:

… Apple podría dejar de fabricar ordenadores y vender OS X (y sus programas) para instalarlos en ordenadores de otras marcas y eso transformaría automáticamente esa máquina en una máquina Apple.

El software es el alma del dispositivo, no los hierros que le dan forma.

Apple crea hardware para vender su software, no desarrolla programas para poder vender sus máquinas.

¿Tú que crees?

En The Street, Rocco Pendola hablaba sobre las palabras del analista de bolsa David Einhorn en el artículo Apple is a Hardware Company; Einhorn Just Doesn’t Get It.  El primero critica la opinión del analista que en resumen es muy parecida a la de Alf:

… AAPL’s ability to consistently offer innovative features . . . encourages users to upgrade every couple of years. This provides a recurring revenue stream . . . Rather than view AAPL as a hardware company, we see it as a software company that monetizes its value through the repeated sales of high margin hardware. …

Pendola se basa en los números para opinar de dónde sara Apple sue ingresos:

… A little rough, back of the envelope math shows us that hardware, primarily Macs and the gadgets we all know and love, comprise more than 90% of Apple’s revenue.

I’m not missing some higher level point here. Einhorn’s argument boils down to this: Software-based features (though the innovations often come from hardware enhancements) drive repeat sales of high-margin hardware. That’s fine, but, from a long-term standpoint, it’s a flawed perspective. …

Y dice más adelante:

… There’s no question that Apple’s entire ecosystem, including iOS, serves as a value add. But, for all intents and purposes, it’s only the diehards who buy Apple products because of iOS’s apparent superiority. The general public buys iPods, iPhones, iPads and Macs because they’re cool, they work really well and they’re beautifully designed. The brilliantly unique hardware hooks people, not the software.

Until this changes, Apple will dominate. The iOS, AppStore, iTunes and iCloud ecosystem will not save Tim Cook’s butt if he cannot roll out products the public adopts as quickly as it has iPad and its relatively humble predecessors. …

No comparte ninguna de las opiniones 😉

Ni la de Alf, ni la del periodista ni la del analista … en mi opinión, Apple es una compañía de

Hardware  Y Software.

Siempre lo ha sido, crearon el Apple I y necesitaban un sistema para que funcionara ya que por precio, disponibilidad y momento debieron unos componentes concretos. Llegó la evolución del Apple I, el Apple ][ … y la cosa fue parecida; para un hardware distinto necesitaron un software que le dotara de contenido. Luego vieron en Xerox PARC un nuevo paradigma, la metáfora de escritorio y de nuevo quisieron hacer un hardware totalmente distinto que aprovechara ese software, que ellos harían evolucionar (pero que no habían “creado”).

Y es lo mismo con los dispositivos móviles, quisieron algo que hiciera mejor lo que hacían otros dispositivos (reproductores de música, teléfonos móviles, etc) y se crea el iPod o el iPhone y el software asociado para aprovechar las tecnologías de hardware que presentan.

Así que el hardware ha dictado siempre el ritmo en Apple, sólo que para evitar problemas de fragmentación y para aprovechar  sus características, Apple siempre ha sido a la vez una compañía de software, para controlar la cadena de producción, para controlar los componentes, para integrarlos (pocas gráficas tienen “drivers” para Mac y Windows, por ejemplo) … todo el proceso de diseño … y en diseño industrial el proceso es “el aparato y cómo funciona”, con el fin de obtener y mejorar la experiencia de uso.

Si el software es tan importante … la empresa no lo es sólo de hardware (aunque sea este el que remolque los progresos de aquel).

Con la de conjunciones que hay … nos teníamos que quedar en el “o” sin mirar que también existe el “y”, mucho más propio de nuestros tiempos; sumando, no restando, se hace el progreso.

¿Qué opináis?