Etiquetas

, , ,

El otro día, sin mediar palabra, sólo por mi fama de mackero un conocido estuvo dándome la tabarra con lo poco práctico que era el iPad, con cómo Apple se iría al garete en cuanto Jobs falleciera o dejara la dirección ” igual que la otra vez que se fue, que no se fue, que lo echaron”. Y así me dió el picoteo post-mascletá después de una mañana al final de la cual lo que menos me apetecía era tener que responder a una retahila  de tonterías medianamente informadas con alguien que grita y se siente en posesión de la verdad.

No creo que lea mi blog, pero si el otro día hablaba de como Apple parece tener un plan para substituir a Jobs, hoy leería que Apple es, un año más, la compañía más admirada del mundo (vía Applesfera).

Leería cómo es imposible no considerar a Apple un punto de referencia (por ejemplo en 37 signals):

“I wish I had another example besides Apple but I don’t…”

Leería cómo, aunque él nunca lo hará –”porque un netbook me sirve para muchos más”–, Miguel de Icaza piensa pillar un iPad 2 en cuanto salga porque “si no vas a comprar el iPad 2, los terroristas ganarán”. Leo en Barrapunto:

” … Miguel de Icaza, el programador mexicano co-creador de Gnome, ha comentado su interés por comprarse una de las nuevas iPad 2 de Apple. Más allá de lo irrelevante de este hecho en sí mismo, este artículo reseña además la postura de Icaza ante la implementación de soluciones privativas en el ambiente de GNU/Linux.”En ocasiones, la usabilidad se debe de anteponer al carácter abierto del software”» … “

Leería porque a la competencia le va a costar mucho pillar el ritmo de Apple, porque bailan a su son. Además, que, como ya hemos comentado, están forzando mucho a los competidores con compras anticipadas de componentes.

Leería cuál es la fuerza de Apple: no tener miedo de Apple, en Apple Matters:

” … While it seems easy to think that Microsoft should have seen it coming when you are faced with the market ten years ago you can understand how obvious the decisions were.

Here’s where Apple took a different path. Apple, against all conventional wisdom, stopped worrying (or never bothered to worry) about what the latest product would do to the companies current product.

There are many examples of this. When Apple went to Intel chips people howled; when Snow Leopard came out they howled louder. The counter argument will be that Apple had no real presence in the computer market at that time so who cares. Apple knows it has a certain number of consumers that will stick around no matter what. Sure, they’ll whine and bitch but they’ll do it while buying the next Mac. Hence, if switching to Intel will bring in more consumers (and it did) no problem.

Now consider the iPod mini. You’ll recall it came in colors, sported a tiny hard drive that could hold four to six gigabytes of data. It was perfect. How perfect? It was Apple’s biggest selling product. What do you do when you have a product everyone wants? If you’re any company but Apple you update it and milk the cash cow until it finally dies.

That is the genius of Apple. Instead of asking: “How much money will this cost us?” And “How can this hurt us if it is not a hit?” Apple said: “Screw it. This is better, if it eats away at Mac sales, it’s worth it!”

One supposes that some day this attitude will come back to haunt Apple: Apple will release some product that actually kills a higher margin product and the CPAs who work at Apple will go apoplectic with “I told you so’s.” But Apple won’t be making one of the biggest mistakes of the competition, Apple will not be afraid of its own innovations.”

Y para que no piense que soy un fanboy le enlazaría el artículo en el que Martin Varsavsky narra el desengaño de conocer a Steve Jobs, alguien a quien admira pero cuyo conocimiento le resultó menos placentero que el de Bill Gates. Además, leería que no me parece bien que Steve ande insultando a Samsung uno de sus principales proveedores que está ingresando grandes cantidades de dinero gracias a Apple, que utiliza para coopetir con ella, incluso si va a dejar de tenerla como proveedor.