Etiquetas

, ,

Ya se han escrito ríos de tinta sobre el iPad y eso que aún, la mayoría, no lo ha tocado… Es normal que en los foros de usuarios existan por lo tanto, controvertidas opiniones. A mi el aparato me gusta y lo considero óptimo para hacer una serie de cosas y no tanto para otras. Entre las opiniones vistas, cito a Fran Iglesias consultor TIC, en uno de sus correos en la LSPM.

“Todas las críticas se basan en compararlo con otro dispositivo y decir que “no compite”:
– Es un ebook muy malo porque no tienen tinta electrónica (¿Y cómo reproduce vídeos o fotos?)
– Es un reproductor de vídeo muy malo porque no tiene pantalla panorámica (¿y qué relación es mejor para libros y revistas?)
– Es un ordenador muy malo porque no tiene teclado físico (¿Y entonces cómo es portable? Aparte de que se le puede enganchar un teclado)
– Es un media center muy malo porque le faltan todo tipo de conectores(¿Y quién quiere usarlo en el regazo conectado con 5 cables?)
– Es un móvil muy malo porque no se pueden hacer llamadas (¿Un móvil del tammaño de un libro? Aparte, está la VoIP)
– No es portátil porque no cabe en un bolsillo (Como que un netbook es más portátil)
– Es un ordenador muy malo porque no tiene multitarea (¿Quieres 20 ventanas en una pantalla como esa?)
Para resumir, el iPad es otra cosa. Es un gadget invisible.
Su principal virtud y lo que tiene de “cambio de paradigma” es que manejaremos la información de forma directa. Hasta ahora siempre lidiamos con un sistema de archivos, ventanas y metáforas, además de con un mecanismo intermediario como el teclado, el ratón o el trackpad.”

Pues eso… 😉