86. Deambula hasta quedar exhausta y entonces, dejándote caer al suelo, en esa caída sé totalmente.