80. Objetos y deseos existen en mí tanto como en los demás. Aceptándolos así, deja que sean interpretados.