63. Cuando no esté presente una noche de lluvia sin luna, cierra los ojos y encuentra la negrura ante ti. Al abrir los ojos, ve la negrura. Así las imperfecciones desaparecen para siempre.