57. Cuando estés en cama o sentada, vuélvete ingrávida, más allá de la mente.