53. Sin el apoyo de pies o manos, siéntate sólo sobre las nalgas. De repente, el centrado.