52. Tiéndete como si estuvieras muerta. Si estás enfurecida, permanece así. O mira fijamente sin mover una pestaña. O lame algo y conviértete en la acción de lamer.