41. Mientras te acarician, dulce princesa, registra las caricias como vida eterna.