39. Con la mayor entrega, céntrate en las dos confluencias de la respiración y conoce al conocedor.