36. Medita, amada mía, en conocer y no conocer, existir y no existir. Entonces deja ambos aspectos de lado a fin de que puedas ser.