33. Agraciada mía, representa el universo como una concha vacía con la que tu mente juguetea infinitamente.