32. De la misma manera que, subjetivamente, las letras fluyen en palabras y éstas en frases, y de la misma manera que, objetivamente, los círculos fluyen en mundos y los mundos en principios, descubre al final que estos convergen en nuestro ser.