31. Con aliento intangible en el centro de la frente, cuando éste llega al corazón en el momento del sueño, domina tus sueños y la misma muerte.