28. Concéntrate en el fuego que se alza a través de tu forma desde los dedos de los pies hasta que el cuerpo se convierte en cenizas pero tú no.