25. Cuando el corazón absorbe los sentidos, bendita mía, alcanza el centro del loto.