21. Coloca el contenido mental con tal inefable delicadeza arriba, abajo y en tu corazón.