12. Al cerrar las siete aberturas de la cabeza con las manos, un espacio entre los ojos lo engloba todo.