11. Pon toda tu atención en el nervio, delicado como un filamento de loto, en el centro de tu espina dorsal. Transfórmate en él.