10. Con los ojos cerrados, ve tu ser interior en detalle. Ve así tu verdadera naturaleza.