8. Con la atención entre las cejas, deja que la mente esté ante el pensamiento. Deja que la forma se llene de esencia de la respiración hasta lo alto de la cabeza y que allí se derrame como luz.