Grabados rechazados en los iPod y especialmente graciosos para quien los recopiló.

Vía The Secret Diary of Steve Jobs.